Redes Sociales Columbia
EN VIVO

Medio centenar de personas recordaron hoy al dictador soviético Iósif Stalin (1879-1953) en su ciudad natal de Gori, en Georgia, con ocasión del 65º aniversario de su muerte.

La ceremonia recordatoria se inició en la casa-museo de Stalin, en el centro de Gori, y concluyó con un oficio religioso en una iglesia de la localidad, situada a unos 80 kilómetros al este de la capital georgiana, Tiflis.

Los asistentes al acto, en su mayoría personas de edad avanzada, portaban velas y algunos de ellos besaron el retrato de Stalin, como si de un icono se tratase.

"Georgia debe estar orgullosa de su gran compatriota y honrar su memoria independientemente de la lectura ambigua de su política que se hace en la sociedad", dijo a Efe antes del acto Alexandr Lursmanashvili, el líder de los comunistas de Gori.

El político agregó que cerca de 20.000 habitantes de Gori, es decir, alrededor de un tercio de su población, ya han secundado la iniciativa sobre la restitución en la ciudad de la estatua de Stalin, desmontada en 2010.

"Entregaremos las firmas reunidas al Ayuntamiento el 9 de Mayo, el Día de la Victoria sobre el fascismo", apuntó.

Según Lursmanashvili, los comunistas de Gori pedirán a las autoridades devolver la estatua del dirigente soviético antes del aniversario de su natilicio, que se celebra el 21 de diciembre.

De momento, el Gobierno georgiano se niega a dar su consentimiento a la restitución de la estatua, amparándose en el Acta de la Libertad, adoptada en 2011, que prohíbe la simbología soviética.

La exposición en lugares públicos de símbolos comunistas se castiga ahora en la patria de Stalin con 1.000 lari (unos 400 dólares).

Los comunistas georgianos confían, no obstante, que el Ministerio de Cultura catalogue el monumento como pieza de museo, el único resquicio legal que permitiría su recuperación.

Iósif Dzhugashvili, de apodo revolucionario Stalin, nació en Gori en 1879 y vivió en esa ciudad hasta la edad de 16 años, cuando viajó a Tiflis para ingresar en un seminario.