El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, afirmó hoy que el indulto que otorgó el pasado 24 de diciembre al exmandatario Alberto Fujimori (1990-2000) no fue producto de una negociación política, como considera la oposición y gran parte de los ciudadanos de su país.

"No hay ninguna negociación con nadie", declaró Kuczynski al responder a periodistas sobre el tema, mientras recorría la zona del sur del país que fue afectada hoy por un terremoto de magnitud 6,8 que causó un muerto y 65 heridos.

Sondeos de opinión indican que gran parte de los ciudadanos considera que el indulto fue un canje de favores políticos entre Kuczynski y el congresista Kenji Fujimori, el hijo menor del expresidente.

El indulto fue otorgado el 24 de diciembre, tres días después de que una facción del fujimorismo, liderada por Kenji, se abstuviera de votar en el Congreso por un pedido de destitución presentado contra Kuczynski tras revelarse los vínculos de una empresa suya con la constructora brasileña Odebrecht.

En concordancia con esa opinión, el expresidente Alan García afirmó el sábado que el indulto se usó "como moneda de cambio" para evitar la destitución de Kuczynski de la jefatura del Estado.

Al referirse a las multitudinarias movilizaciones de protesta que se han dado contra el indulto, Kuczynski dijo hoy que su país es "una democracia".

Recordó, sin embargo, que desde que asumió el cargo, en julio del 2016, manifestó su posición a favor de otorgar el indulto a Fujimori, quien cumplía una condena a 25 años de cárcel por delitos de lesa humanidad.

"Este tema del indulto humanitario lo vengo hablando hace muchas veces y, al final, prevaleció la opinión de los médicos" indicó recordando la posición oficial de que se trató de un indulto humanitario para evitar que las dolencias que sufre Fujimori, de 79 años, se agraven en prisión.

Kuczynski también declinó opinar sobre la audiencia de revisión del indulto que celebrará el próximo 2 de febrero la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) y solo dijo que ese tema "se verá en su fecha".

Un sondeo de opinión de la empresa privada Ipsos señaló hoy que la aprobación ciudadana al indulto ha pasado de 56 % de hace dos semanas a un 53 %, mientras que el 43 % de los ciudadanos lo desaprueba, una cifra que en la anterior encuesta era de 40 %.

El 40 % de los encuestados consideró que el indulto se dio por razones políticas y el 15 % que se debió a aspectos humanitarios, mientras que otro 41 % atribuyó la decisión a ambos motivos.

Ipsos también indicó que la aprobación a Kuczynski bajó de 25 % a 23 % en estas dos semanas, mientras que su desaprobación subió de 68 % a 70 %.

La mayoría de los peruanos considera que Fujimori (1990-2000) debe "quedarse en su casa y retirarse de la política", tras haber recibido el indulto humanitario, según la misma encuesta, publicada hoy por el diario El Comercio.