El viceministro de Exteriores iraní, Jaberi Ansari, aseguró hoy que sus tropas abandonarán el territorio sirio cuando concluyan la lucha contra el terrorismo.

"Después de cumplir con sus obligaciones en la lucha contra el terrorismo abandonarán territorio sirio", dijo Ansari a la prensa en Sochi (mar Negro).

Ansari, que hizo estas declaraciones en el marco del Congreso del Diálogo Nacional Sirio, subrayó que las tropas iraníes se encuentran en Siria a petición del Gobierno del país árabe, que pidió ayuda a Teherán en la lucha contra el terrorismo.

Israel, cuyo primer ministro, Benjamin Netahyahu, se reunió ayer en Moscú con el líder ruso, Vladímir Putin, ha insistido en los últimos meses en que la presencia militar iraní en Siria es inadmisible.

Tanto Irán como Rusia han pedido el repliegue de las tropas estadounidenses de territorio sirio ya que, aducen, Washington no ha recibido autorización del régimen de Bachar al Asad.

A su vez, Ansari negó que el congreso de Sochi intente sustituir al proceso de paz de Ginebra, encallado desde hace varios meses, como denuncia la oposición siria.

"Sochi no sustituirá a Ginebra o Astaná. Consideramos el congreso de Sochi, al igual que la conferencia de Astaná, una contribución a los esfuerzos bajo los auspicios de la ONU", apuntó.

Ansari, que encabeza la delegación iraní en el foro, subrayó que todos los acuerdos que se logren tanto en Sochi como en Astaná ayudarán de manera constructiva al arreglo pacífico del conflicto en el país árabe.

"En Sochi hay opciones de éxito. Esperemos que al fin y al cabo el congreso sea un buen comienzo para un serio diálogo político entre los sirios", comentó.

El congreso de Sochi se propone aprobar un comunicado en el que expresará la voluntad de los sirios de crear una comisión constitucional que se encargará de redactar la nueva Carta Magna del país árabe, que seguirá siendo un Estado democrático, multiétnico y multiconfesional.