Redes Sociales Columbia
EN VIVO

Al menos 81 personas, entre ellas cuatro niños, han fallecido en Nigeria en una semana marcada por los conflictos de grupos étnicos-religiosos entre pastores y ganaderos en tres estados de la parte centro-oriental del país, informaron hoy medios locales.

Las últimas víctimas incluyen cuatro estudiantes de Primaria asesinados mientras dormían el viernes en la localidad de Laake, en el estado central de Plateau.

Los ataques en este estado comenzaron cuando el presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, comenzó una visita al área conflictiva el pasado jueves.

Un total de 20 personas murieron durante los ataques del jueves, según la agencia de noticias de Nigeria, a las que se suman 35 más en el vecino estado de Taraba y 26 en el de Benue esta misma semana, todos ellos en ataques de los pastores nómadas.

La retirada de tropas del área para redoblar la seguridad del presidente durante la visita, provocó que la violencia entre los grupos étnicos se recrudeciese, según el relato de las víctimas.

Los nómadas musulmanes buscan pasto para su ganado, destrozando los campos de cultivo de los granjeros cristianos locales, en peleas constantes en esta zona central de Nigeria, en las que han muerto miles de personas en los últimos años.

La lucha por la apropiación de los recursos naturales entre pastores nómadas y granjeros locales es una de las principales causas de la violencia, con la que compiten por el pasto y el agua.

El Gobierno ha enviado tropas a muchas de las zonas, pero los residentes acusan al Ejército de llegar muy tarde a los ataques.

Los pastores se han convertido en una amenaza local para la población de todo el país.

En 2017 los conflictos entre los pastores nómadas y los granjeros locales dejaron al menos 549 muertos y miles de desplazados en la zona, según Amnistía Internacional, que también informó de 168 muertes el pasado enero.