Las protestas por la falta de alimentos, medicinas, agua y otras carencias continúan en algunos estados de Venezuela así como los saqueos, informaron hoy medios locales regionales.

El diputado antichavista Carlos Paparoni, a través de su cuenta en Twitter, informó de una protesta este miércoles en el estado Bolívar (sur), región que durante los últimos días se ha visto afectada por saqueos y más protestas, según reseña el diario regional Correo del Caroní.

En Bolívar, según cuenta el diario, son diversos los comercios afectados por los saqueos que "son producto del hambre, pero también de la delincuencia".

Las protestas en esta región también han sido protagonizadas por transportistas que se quejan de los elevados costos de las piezas de vehículos y repuestos.

Asimismo, otros medios regionales reseñan que en el estado Trujillo (oeste) también se han presentado situaciones similares.

"Desde el pasado jueves 4 de enero cuando se produjo la toma de la (carretera) Panamericana por vecinos y personas enardecidas que reclamaban alimentos se ha vivido en el municipio una situación tensa", reseña el Diario de Los Andes.

Este periódico asegura que durante este martes "la situación se agravó (...) y se volvieron a asomar los conatos de saqueos a los vehículos que se atreven a cruzar la vía, en lo que corresponde al municipio Bolívar, Sabana Grande y Granados" del estado Trujillo.

Hoy en la zona hay presentes efectivos de las fuerzas de seguridad del estado.

Paparoni también informó del bloqueo en una avenida del estado Aragua (centro-norte), donde, según dijo, los manifestantes queman basura como forma de manifestación.

"Ciudadanos protestan por falta de alimentos y situación económica del país", agregó en el mensaje.

Venezuela, que cerró 2017 con una inflación superior al 2.600 %, según el Parlamento, de mayoría opositora, registra desde mediados de diciembre protestas por la falta de alimentos, agua, la acumulación de basura y otras necesidades.

En el país escasean algunos alimentos como el arroz, el aceite, la harina de maíz, de trigo y otros desde hace más de tres años, así como las medicinas.