El presidente estadounidense, Donald Trump, aseguró hoy haber utilizado "un lenguaje duro" en su conversación con senadores sobre la ley migratoria, pero rechazó haberse referido a El Salvador, Haití y a países africanos como "agujeros de mierda".

"El lenguaje utilizado por mi en la reunión de DACA fue duro, pero ese no fue el lenguaje empleado. Lo que fue realmente duro fue la extravagante propuesta hecha, un gran paso atrás para DACA", dijo el mandatario en su cuenta de Twitter, al comentar el Programa de Acción Diferida (DACA), que protege a jóvenes inmigrantes llegados a EEUU como niños.

El presidente culpó hoy a los demócratas de haberse "inventado" la expresión "agujeros de mierda" al referirse a Haití y rechazó haber dicho "nada despectivo" más allá de que es "un país muy pobre".

"Nunca dije nada despectivo de los haitianos más allá de que Haití es, obviamente, un país muy pobre y con problemas. Nunca dije 'Sáquenlos de aquí'. Inventado por los demócratas", afirmó Trump en su cuenta de Twitter, después de la ola de indignación generada tras informarse que se había referido a Haití, El Salvador y otros países africanos con este término insultante.

Según reportó el diario The Washington Post anoche, Trump llamó "agujeros de mierda" a El Salvador, Haití y varios países africanos, y sugirió que preferiría recibir en Estados Unidos más inmigrantes de Noruega en lugar de los de esas naciones, lo que ha provocado una nueva ola de indignación y acusaciones de racismo al mandatario.