Tras varias horas sin fluido de agua potable por una avería en el tubo madre, el Hospital San Vicente de Paúl, en Heredia, logró restablecer el suministro de manera provisional.

De momento todos los servicios están funcionando con normalidad. Así lo confirmo el director del centro médico, Roberto Cervantes.

 

En total se cancelaron cerca de 470 citas de consulta externa y se suspendieron 35 cirugías, que serán reprogramadas en un plazo máximo de un mes.

 

La Empresa de Servicios Públicos de Heredia espera cambiar la pieza de bombeo que originó la avería a la media noche. Los trabajos de reparación terminarían alrededor de las 3 de la mañana.

Por otra parte ya se retomó la visita de pacientes, que había sido suspendida tras la ruptura en la tubería.