Al menos cuatro jóvenes murieron hoy asesinados a balazos cuando disfrutaban de una fiesta en una casa, un hecho que las autoridades creen que puede estar ligado a un ajuste de cuentas por narcotráfico.

Los jóvenes, con edades entre 18 y 24 años y quien aún no han sido identificados oficialmente, fueron acribillados dentro de una casa en la comunidad de Loma Linda de Desamparados, en el sector sur de San José, donde disfrutaban de una fiesta con alcohol y drogas.

El portavoz del Ministerio de Seguridad, Carlos Hidalgo, dijo a los periodistas en el sitio que la primera hipótesis es que el móvil del crimen está relacionado con un ajuste de cuentas por narcotráfico, tomando en cuenta que en la casa había cocaína.

Al parecer, los responsables del crimen son dos hombres que huyeron en un vehículo y que se investiga si participaban en la fiesta.

Este tipo de asesinatos se han vuelto cada vez más frecuentes en Costa Rica, principalmente en barrios donde las autoridades conocen que operan grupos locales de trafico de drogas.

El año pasado Costa Rica contabilizó 603 homicidios y una tasa de 12,1 por 100.000 habitantes, los datos más elevados de su historia.