A poco más de 136 kilómetros de San José se ubica una de las zonas indígenas más grandes del país. La comunidad de Rey Curré, de los indígenas Boruca.

El popular “Juego de los Diablitos”, y la decena de leyendas que yace desde las márgenes del río Grande de Térraba, son parte del color de su idiosincrasia, en la zona de Buenos Aires de Puntarenas.

Pero en octubre del año anterior, la tormenta tropical Nate, los golpeó. La imagen del colegio Rey Curré, inundado hasta el techo, no se borra de sus memorias.

En Noticias Columbia viajamos hasta la zona.

Daniela González es una de las 140 estudiantes de ese colegio. Se sentó con nosotros debajo de una choza de su propiedad. Con su bebé en brazos, recuerda ese amargo capítulo.

Para ella, ver que el río sobrepasó el colegio, es una imagen que no puede olvidar. Tampoco su abuelo, Felix Rojas.

Un informe del Departamento de Infraestructura del MEP en poder de Noticias Columbia, confirma los daños.  Wilberth Morera, director regional del MEP en la zona, profundiza.

El funcionario del MEP admite que están buscando otros espacios para impartir lecciones a partir de la próxima semana.

Pero a los estudiantes de la reserva indígena, no les han confirmado nada.

Pero preste atención. El actual centro educativo costó casi 600 millones de colones, fue construido apenas hace 5 años, y ahora ya no sirve. Las autoridades admiten que se construyó sobre terreno riesgoso.

¿Quién dio el permiso?

Escuche la primera entrega de estos reportajes especiales.