Los siameses Samuel y Ezequiel Núñez, entraron a eso de las 7:30 de la mañana a sala de operación para ser separados.

Los menores nacieron unidos por sus cabezas en diciembre del 2015 en el Hospital Calderón Guardia.

En el 2016 habían sido intervenidos para colocar unos expansores que permitiera estirar la piel de las cabezas de los bebés.

La cirugía se realiza en dos quirófanos del Hospital Nacional de Niños.

Según informó la Caja Costarricense de Seguro Social, dos grupos de cirujanos están participando en la operación, mientras que los diferentes servicios de apoyo se mantienen alerta.

En la intervención colaboran cerca de 20 profesionales entre neurocirujanos, cirujanos reconstructivos, anestesiólogos, auxiliares de sala, enfermeras, instrumentistas, y personal de aseo.

La operación que ya cumple más de diez horas podría extenderse hasta la madrugada del sábado.

De momento los médicos mantienen pronósticos reservados debido a la complejidad del procedimiento.

Los pequeños de apenas dos años de edad son el primer caso de separación de siameses unidos por la cabeza que se realiza en el país.

En 1985 en este mismo hospital se separó a las siamesas Karen y Karol que estaban unidas por el tronco. Ellas compartían una porción del hígado y sus dos corazones estaban entrecruzados.