Luego de una titánica labor de varios grupos quirúrjicos en el Hospital de Niños, se logró concretar la cirugía de los siameses Samuel y Ezequiel, a la 1 de la mañana de este sábado.

Su madre, Evelyn Badilla, comentó que, “el poder de Dios se hizo ver hoy en las manos, mentes y corazones de un equipo de profesiones, pero también en mis ángeles que quieren vivir, quieren regresar a casa.

Badilla añadió que, “necesitamos sus oraciones para lograr una exitosa recuperación. Dios bendiga a Costa Rica, porque hoy sentimos su cariño. Estamos felices”.

Los menores nacieron unidos por sus cabezas en diciembre del 2015 en el Hospital Calderón Guardia.  

En el 2016 habían sido intervenidos para colocar unos expansores que permitiera estirar la piel de las cabezas de los bebés.

En la intervención colaboran cerca de 20 profesionales entre neurocirujanos, cirujanos reconstructivos, anestesiólogos, auxiliares de sala, enfermeras, instrumentistas, y personal de aseo.