Samuel y Ezequiel, los siamises separados entre viernes y sábado, en una maratónica operación de 18 horas, se mantienen en cuidados intensivos.

Samuel tuvo que ser intervenido, nuevamente, la noche del sábado, por un sangrado, que lo mantiene en condición crítica. Su hermano se mantiene estable.

Este es el parte médico que brindó la mañana de este domingo, la directora del Hospital de Niños, Olga Arguedas.

 

Los siameses, vecinos de Oreamuno de Cartago, permanecerán varias semanas, o hasta meses, en el centro médico, a la espera de su recuperación.

La operación fue histórica en el país, pero muy delicada, informaron los médicos.

La familia de los bebes de dos años y 5 meses, que estaban unidos por la cabeza, piden las oraciones del país para una buena recuperación.