La Dirección de Migración y Extranjería detectó a 47 extranjeros indocumentados que laboraban en la empresa COOPESA, dedicada a la reparación de aeronaves en el país.

Las autoridades determinaron que los extranjeros ingresaron al país con el estatus de turistas, y por ende no tienen permiso para laborar en el país.

Las contrataciones se realizaron a través de dos empresas subcontratadas por COOPESA, y se determinó que los trabajadores reportan salarios de entre ¢240 a ¢740 mil semanales.

A los 47 extranjeros decomisó el pasaporte y deberán presentarse a las oficinas de Migración.

De comprobarse que COOPESA incurrió en las contrataciones de manera ilegal  se expondría a una multa de hasta doce salarios base, lo que rondaría unos ¢3,600, 000.