Los pequeños Samuel y Ezequiel Núñez de tan solo dos años de edad, deben regresar al menos una vez por semana al quirófano tras la cirugía de separación de sus cabezas.

La directora del Hospital Nacional de Niños, Olga Arguedas, explicó que los cirujanos realizan constantes curaciones para verificar el estado de las heridas de los menores.

 

Para este procedimiento los niños requieren ser llevados a sala de operaciones.

 

Los ex siameses serán sometidos a cirugías reconstructivas una vez que superen la etapa de riesgo.

Los menores se mantienen en relativa estabilidad en la unidad de cuidados intensivos.