Redes Sociales Columbia
EN VIVO

El primer ministro nipón, Shinzo Abe, exigió hoy a Corea del Norte que dé "pasos concretos" y "cumpla su palabra" sobre la desnuclearización antes de las cumbres previstas con el líder Kim Jong-un, mientras Pyongyang sigue guardando silencio.

Abe trasladó esta petición al Norte en el marco de un encuentro celebrado en Tokio con uno de los enviados surcoreanos que se reunieron con Kim en Pyongyang y mediaron para facilitar las futuras cumbres, y quien le informó del estado del diálogo con el hermético régimen.

"Es extremadamente importante que Corea del Norte tome medidas concretas y mantenga su palabra" de desnuclearizarse, señaló el primer ministro nipón al comienzo de su reunión con el director del Servicio Nacional de Inteligencia surcoreano, Suh Hoon.

El líder conservador nipón se refirió así a la voluntad expresada por Pyongyang de abandonar sus programas nuclear y de misiles a cambio de garantías para la supervivencia del régimen, y de suspender sus ensayos armamentísticos con motivo de la vía de diálogo abierta con Seúl y con Washington.

Durante la reunión, Abe y Suh se comprometieron a trabajar "de forma firme y estrecha" bilateralmente y con Estados Unidos para lograr la desnuclearización de Corea del Norte, informó el Ministerio nipón de Asuntos Exteriores en un comunicado.

Suh, por su parte, destacó la "necesidad" de que Japón se implique en este proceso para lograr resultados positivos, y señaló que Abe ha ofrecido su cooperación "en todo lo posible" para lograr que las cumbres previstas entre Kim Jong-un y los líderes de Seúl y de la Casa Blanca "sean un éxito".

Además, ambas partes trataron la posibilidad de organizar otra cumbre entre Abe y Kim, con el objetivo de discutir el asunto de los ciudadanos nipones secuestrados por el régimen hace décadas y la normalización de las relaciones bilaterales, según dijeron fuentes gubernamentales a la agencia local Kyodo.

Japón, socio estratégico de EE.UU., es visto por Seúl como una pieza clave para sacar adelante el diálogo que trata de impulsar entre Washington y Pyongyang, aunque hasta ahora Tokio ha mostrado su desconfianza sobre las verdaderas intenciones del Norte y ha recordado los anteriores fracasos a la hora de negociar con ese país.

Abe mantiene además una buena sintonía con el presidente Donald Trump desde su llegada al Despacho Oval hace más de un año, y planea viajar a EE.UU. el próximo mes para reunirse con él y coordinar sus políticas de cara a la que podría ser la primera cumbre de la historia entre mandatarios de Washington y de Pyongyang, prevista para mayo.

Antes, hacia finales abril, se espera que tenga lugar en la frontera intercoreana la cumbre entre Kim Jong-un y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, y para la cual Seúl está acelerando los preparativos.

El Ministerio de Unificación surcoreano señaló hoy que trabaja en la agenda del encuentro y en asuntos "prácticos" del mismo, y señaló que por motivos logísticos y de seguridad la duración de la cumbre podría ser inferior a tres días, la que tuvieron los anteriores encuentros intercoreanos al máximo nivel de 2000 y 2007.

Tanto Suh como Chung Eui-yong, jefe de la oficina de Seguridad Nacional surcoreana y el otro alto cargo surcorereano que encabezó la misión a Pyongyang, se encuentran embarcados estos días en una gira para recabar apoyos internacionales de peso ante estos históricos encuentros.

Chung se reunió el lunes en Pekín con el presidente chino, Xi Jinping, quien le manifestó su esperanza de que tanto la reunión entre las dos Coreas como la de Corea del Norte y EEUU sean "fluidas".

Mientras, los medios norcoreanos siguen sin hacerse eco de ninguna de las cumbres previstas, después de que el régimen expresara su voluntad a dialogar a través de la delegación surcoreana que viajó a Pyongyang y posteriormente a Washington.

Seúl achaca este silencio a la cautela del Norte a la hora de dar una versión oficial al respecto, y algunos expertos señalan que los altavoces del régimen han rebajado en los últimos días su habitual tono beligerante contra Estados Unidos.

En un artículo publicado hoy sobre los nuevos aranceles anunciados por Estados Unidos, el diario Rodong Sinmun se refiere a Trump simplemente como "el líder de EEUU", después de que el principal rotativo norcoreano le dedicara anteriormente calificativos como "depravado", "viejo esclavo del dinero" o "viejo chocho".