El año inicia con una noticia no muy alentadora para los conductores, dado que a partir de este mes las multas de tránsito serán más caras. Esto a diferencia de lo que sucedió en el 2017, cuando las sanciones más bien bajaron.

El jefe de de Policía de Tránsito para el GAM, Juan Rodríguez, aseguró que el incremento será de entre ¢300 y ¢5000 y se debe al ajuste ordinario que se aplica cada año.

 
 

Esto implica que la multa de baja, que se aplica por irrespetar los estacionamientos preferenciales o la restricción vehicular, ahora costará ¢22 mil, mientras que las sanciones más caras, por conducción temeraria, ahora serán de ¢312 mil.

La modificación se hace con base en el comportamiento del Índice de Precios al Consumidor interanual, acumulado a junio, este indicador es el que mide la inflación.