El candidato presidencial del Partido Liberación Nacional, Antonio Álvarez Desanti, prometió hoy que en un eventual Gobierno suyo reducirá a la mitad el déficit fiscal del país que en 2017 cerrará en cerca del 6 % del PIB.

"El déficit fiscal al año 2022 estará por debajo del 3 % y el crecimiento económico al 2020 será de un 5 %", manifestó hoy en conferencia de prensa Álvarez, uno de los favoritos para los comicios del próximo 4 de febrero, según las encuestas.

Para ello, el candidato se plantea avanzar en una reforma tributaria que el Gobierno actual de Luis Guillermo Solís no ha logrado que se apruebe en el Congreso, la cual incluye la transformación del impuesto de ventas del 13 % en uno de valor agregado (IVA) que abarque más productos y servicios.

También impulsará cambios en el impuesto de ventas y una reforma a los salarios del sector público que excluya al Magisterio Nacional y que va dirigido a reducir el gasto en diversos pluses salariales.

El economista y exministro de Hacienda, Edgar Ayales, quien aspira a la Vicepresidencia en la fórmula de Álvarez, dijo que otro punto central de la propuesta económica del PLN será hacer el gasto "más eficiente" con inversiones mejor dirigidas en áreas como la educación y la salud.

El candidato Álvarez también prometió la creación de 150.000 empleos en los cuatro años del periodo presidencial 2018-2022, mediante la atracción de empresas extranjeras y la "reactivación" de la economía, especialmente la construcción de obra pública.

Otro punto propuesto por el aspirante presidencial es que en los primeros 18 meses de Gobierno se coloquen 350 millones de dólares en créditos en condiciones favorables para la pequeña y mediana empresa provenientes de un programa estatal vigente llamado Banca para el Desarrollo.

El candidato hizo estos pronunciamientos rodeado de una serie de economistas y exministros que trabajaron en gobiernos anteriores del PLN, pero prefirió no anunciar por el momento si alguno de ellos formaría parte de su gabinete en caso de resultar elegido.

Álvarez, un acaudalado empresario, exdiputado y exministro, criticó al Gobierno actual de Luis Guillermo Solís, ya que considera que ha manejado mal la economía del país: "un país que no crece va en retroceso", afirmó.

Costa Rica creció a un ritmo cercano al 4 % durante 2017, el déficit fiscal cerrará en cerca del 6 % del Producto Interno Bruto (PIB), y paralelamente sufrió problemas de liquidez desde agosto, lo cual se vio reflejado en la primera quincena de diciembre cuando el Gobierno pagó a última hora del plazo legal los salarios y pensiones tras obtener financiación por unos 300 millones de dólares.

El problema de liquidez fue calificado por el PLN como una "irresponsabilidad" del Gobierno y según Álvarez le ha costado a Costa Rica credibilidad en los mercados financieros internacionales.

Un total de 13 candidatos aspiran a la Presidencia de Costa Rica en los comicios del próximo 4 de febrero, a los que están convocados más de tres millones de ciudadanos.

Según las encuestas, hay altas posibilidades de que sea necesaria una segunda ronda el primer domingo de abril y los candidatos con mayor apoyo son Álvarez Desanti; Juan Diego Castro, del Partido Integración Nacional (PIN) y Rodolfo Piza, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC).