Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

¿Se comporta la Selección Nacional como un ''equipo chico''?

Costa Rica jugó  un poco mejor cuando se vio debajo en el marcador contra Catar y País Vasco.

Contra los cataríes le alcanzó para empatar en la segunda parte, finalizando 1x1.

 

Frente al País Vasco también logró la paridad en la complementaria, pero igual terminó sucumbiendo, 2 a 1.

 

Para el técnico y analista costarricense Marvin Solano, "uno de los déficits de esta selección es en el aspecto mental. Me pregunto por qué la selección espera, como equipo chico, a ir perdiendo para ir al frente''.

 

"Hay responsabilidad de las dos partes", respondió sobre Ronald González y los jugadores, entre quienes reparte la culpa del pésimo 2020, de cuatro derrotas y un empate.

 

"Ronald no tiene la culpa que en el fútbol nacional se juegue tan lento, ni que los jugadores internacionales no tengan tanta regularidad ni estén en ligas top, salvo Keylor", comentó el timonel en Columbia Deportiva.

 

Lea también: Gerardo Martino llegó a 19 victorias con dos empates y una derrota en dos años al frente de México

 

Dice que no hay mucho de dónde escoger. Mencionó a Allan Cruz, ausente por lesión, y a Bryan Ruiz, quien apenas viene retomando ritmo tras padecer Covid-19. Pero a la vez considera que es hora de hacer el cambio generacional.

 

"Es lo que hay. Allan Cruz, podría hacer falta; hay quienes piensan que Bryan Ruiz también, habría que verlo. Pero con los que faltaron no cambiaría mucho la selección. Pero sí queda la impresión que con lo que hay podría dar más", agregó Solano.

 

Criticó duramente la convocatoria de setiembre pasado, cuando el seleccionador Rónald González llamó jugadores del ámbito local entrados en años, sin experiencia en selecciones.

 

Aseguró que para probar a Starling Matarrita o Bryan López (Santos de Guápiles, 30 años de edad), mejor hubiera potenciado a menores de 20 años como Manfred Ugalde (Lommel, Bélgica) y Jurguens Montenegro (LDA).

 

Solano dice que le metería  "competencia" a los supuestamente consolidados e inamovibles: "Acuerpemos a los muchachos, pero démosles más de cinco minutos".