Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Los veteranos mantienen a flote a una Costa Rica sin poder ofensivo

Una experimentada generación de futbolistas para la cual no ha encontrado un recambio de garantías, mantiene a Costa Rica a flote en la eliminatoria al Mundial de Catar luego de los tres partidos de octubre en los que el equipo dirigido por el entrenador colombiano Luis Fernando Suárez, sigue exhibiendo un pobre nivel ofensivo.


En la triple jornada de octubre Costa Rica cosechó un empate sin goles como visitante contra Honduras, una sufrida victoria en casa por 2-1 frente a El Salvador, y una derrota 2-1 en Estados Unidos, con lo que los ticos se ubican en la quinta casilla con solo 6 puntos tras 6 jornadas disputadas en el octogonal.

Costa Rica solo ha marcado 4 goles en esta eliminatoria y solo uno ha sido obra de un delantero.

Las salvadas del portero Keylor Navas en prácticamente todos los partidos, han permitido a Costa Rica sumar puntos y mantenerse a flote a 4 unidades del tercer lugar, Canadá, y a dos del cuarto, Panamá, que es el puesto que accederá a una repesca al final del octogonal.

LA EXPERIENCIA COMO BASE

El seleccionador Suárez ha apostado por una base de jugadores veteranos que conforman la brillante generación que acudió a Brasil 2014 y a Rusia 20218, pero cuyos jugadores ya están por encima de los 30 años sin un recambio que genere confianza.

Keylor Navas es el estandarte de esta generación que cuando daba sus primeros pasos se quedó fuera del Mundial de Sudáfrica 2010.

El zaguero Óscar Duarte, el lateral izquierdo Bryan Oviedo, los centrocampistas Bryan Ruiz, Celso Borges y Yeltsin Tejeda, así como el atacante Joel Campbell, conforman la base experimentada del equipo.

 

Lea también: 'La Bala' se sacude: ''Siempre he estado observando nuestro fútbol y conozco a todos los jugadores''

Para el compromiso del miércoles en Estados Unidos, fueron llamados de emergencia para suplir lesionados el extremo derecho de 37 años, Christian Bolaños, y el delantero de 39 años, Álvaro Saborío, ambos mundialistas en el lejano Alemania 2006, lo que dejó en evidencia la falta de confianza de Suárez en jugadores más jóvenes.

Ruiz, Borges, Saborío y Campbell ya están por encima de los 100 partidos con la selección, mientras que Navas se acerca a esa cifra.

Esta base experimentada ha mantenido con esperanzas a Costa Rica en la eliminatoria, pero la crítica de la prensa y la afición es la falta un recambio generacional que pueda sustituirles cuando ya la energía no da en un partido.

SUÁREZ, CRITICADO

La crítica general de la prensa costarricense es que Suárez tarda demasiado en hacer cambios y que el equipo no tiene una idea clara de ataque, lo que se refleja en la poca cantidad de llegadas y remates a marco que hace por partido.

"No supimos tener la pelota bien, hubo falta de fundamentación y de elaborar más el juego", manifestó el seleccionador tras el partido en Estados Unidos.

Suárez asumió el cargo a finales de junio pasado y en sus convocatorias siempre hay muchos cambios con respecto a la anterior, a lo que se suma que llama jugadores jóvenes sin trayectoria de selección, a quienes tampoco da minutos.

Pese a las críticas, el presidente de la Federación Costarricense de Fútbol, Rodolfo Villalobos, ha descartado un cambio en el banquillo.

"Tendría que estar loco para hacer un cambio en este momento. No me puedo dejar llevar por el calor de un resultado, las presiones de la prensa o la furia de la afición", expresó Villalobos a Teletica Radio.

En este proceso ya han renunciado a la selección dos futbolistas: el delantero de 19 años del Twente holandés, Manfred Ugalde, y el experimentado zaguero del Alajuelense Giancarlo González.

Ugalde dijo que Suárez le expuso públicamente con unas declaraciones en conferencia de prensa tras dejarle en la grada en el partido contra Jamaica de septiembre pasado, mientras que González argumentó que prefiere darle espacio a jugadores jóvenes.

En noviembre, Costa Rica visitará a Canadá y recibirá a Honduras, partidos en los que se jugará gran parte de sus posibilidades de pelear por uno de los tres boletos directos al Mundial o por la repesca.