Elegir Radio
Radio
Radio Columbia Costa Rica

Portada » Deuda de Iglesia Católica con víctimas de abuso sexual: “No es suficiente con pedir perdón” en homilía

Deuda de Iglesia Católica con víctimas de abuso sexual: “No es suficiente con pedir perdón” en homilía

by Juan Jose Mendez

La disculpa emitida el 2 de agosto por el obispo de Alajuela, Bartolomé Buigues, avivó el debate sobre la deuda que tiene la iglesia católica con las víctimas de abuso sexual en Costa Rica. Para Alberto Rojas de la Escuela Ecuménica de la UNA, pedir perdón no es suficiente, una afirmación con la que concuerda uno de los cuatros jóvenes que denunciaron los crímenes cometidos por Mauricio Víquez y que conversó con ‘Columbia’.

“Un comentario de estos en una homilía no va a cambiar lo que nosotros hemos vivido, lo que nosotros hemos luchado, el daño que la iglesia católica nos ha hecho”, sostiene Anthony Venegas sobre la disculpa emitida por el obispo Bartolomé Buigues.

Durante las festividades en honor a la Virgen de los Ángeles, el obispo de Alajuela, pidió perdón por su silencio e insensibilidad hacia ciertas injusticias.

“Pedimos perdón por el silencio y por posturas cómplices del mal, por nuestra insensibilidad hacia ciertas injusticias, por nuestra rigidez que ha lesionado y herido, por la pretensión de imponer a otros nuestra visión moral”, señaló en su homilía.

De manera similar, durante su visita papal a Canadá, el Papa Francisco pidió perdón por los actos cometidos en contra de las comunidades indígenas por la iglesia. Además, de disculparse con las víctimas de abusos sexuales cometidos en el país por la institución eclesiástica.

Las acciones tanto de Papa como las del obispo de Alajuela, despertó el debate sobre la deuda histórica que tiene la iglesia católica con las víctimas de abuso sexual.

En Costa Rica, la jerarquía de la iglesia se vio muy golpeada cuando se destaparon numerosos cargos contra sacerdotes. Entre ellos, Mauricio Víquez, quien fue denunciado por cuatro jóvenes y condenado a 20 años de prisión.

Sin embargo, tal y como informó el medio, La Teja, en los últimos 15 años, más de 30 sacerdotes cuentan con denuncias por abusos sexuales en su mayoría contra menores.

Por lo tanto, estos casos solo evidencian la deuda que tiene la iglesia con las víctimas. Por lo que algunos consideran es hacia donde se dirigía el discurso del 2 de agosto del sacerdote. El obispo destacó que estas disculpas se piden desde el “reconocimiento humilde” de sus limitaciones, en un momento al que denominó de “purificación para la iglesia”.

Para el historiador y analista político, Vladimir Cruz, la homilía del 2 de agosto ya es un avance. Por otra parte, Alberto Rojas, de la Escuela Ecuménica de la Universidad Nacional, considera que pedir perdón no es suficiente.

“Hace falta avanzar mucho en la solidaridad de las víctimas, más allá de decir lo siento o perdone. Todavía no se sabe que es un acto de amor restitutivo con las víctimas de abuso. En esto la iglesia debe avanzar mucho”, sostuvo Rojas en entrevista con la periodista Evelyn Fachler.

“Una parte es la justicia civil, asociada al cumplimiento de las leyes y la otra es una restitución amorosa de las víctimas. ¿Qué se hace con una víctima? ¿Cómo se atiende? ¿Cómo la iglesia asume la responsabilidad institucional?”, agregó.

Posición de víctima. Una posición similar mantiene Anthony Venegas, uno de los cuatro jóvenes que denunció a Mauricio Víquez. Desde 2018, Venegas se convirtió en uno de los rostros más visibles de la lucha para las víctimas costarricenses de abuso sexual cometidos por jerarcas de la iglesia.

Para Venegas, las disculpas brindadas por el obispo de Alajuela no van dirigidas hacia las personas a las que la iglesia le ha hecho daño. El joven sostiene que se trató de una justificación dirigida a sus feligreses.

De la misma forma, indica que la iglesia debe hacer cambios radicales en la forma en que trata las denuncias. Así como en su jerarquía antes de pedirle disculpas a sus víctimas.

“Me tocó enfrentarme a José Rafael Quiroz, a Rafael Sandí, a Mauricio Granados, personas con altos puestos dentro de la iglesia católica que lo único que hicieron fue burlarse en mi cara, burlarse de nosotros en los medios, mentir en juicios frente a jueces, decirnos mentirosos, intentar lavarse las manos como Poncio Pilato”, sostuvo Venegas.

“Entonces, ¿qué pienso yo que la iglesia católica tiene que hacer? Sacar a toda esta gente. Si quiere hacer un cambio no puede haber gente que esté dispuesta a participar de una red de encubrimiento”, agregó.

Para el joven, las estrategias que utiliza la iglesia para defenderse de las acusaciones son de intimidación, ridiculización y revictimización. Además, de que niegan cualquier responsabilidad antes las denuncias.

“A mí me ha tocado ver a altos mandos de la iglesia católica con el crucifijo metido en la bolsa frente a mí en una sala de juicio mintiendo y diciendo que yo soy un mentiroso porque decidí denunciar abuso sexual y encubrimiento”, recordó Venegas.

Silencio. Además, sostiene que el silencio del que habla el obispo sigue presente en la iglesia. Asimismo, reconoce que en su experiencia no hubo un acompañamiento digno durante su denuncia.

El joven recuerda que, durante su estadía en México, visitó el lugar a donde la iglesia mandaba a los curas que cometieron abuso. Según Venegas, se tratan de cabañas recreativas donde los internaban para que “recuperaran su fe”.

“Y las víctimas simplemente olvidadas lidiando con todas las consecuencias de lo que representa un abuso sexual: la pérdida de fe, la espiritualidad quebrada, la autoestima en el piso, sintiéndose como un objeto utilizado”, sentenció.

Por su parte, Alberto Rojas, aseguro que el Papa Francisco está realizando un esfuerzo para atender adecuadamente a las víctimas. Rojas sostiene que la directriz del Vaticano es que la iglesia debe ayudar a las autoridades para esclarecer los casos.

“No esconder más, no dejar pasar más y atender adecuadamente a las víctimas, ese ha sido un trabajo arduo de este papa y no ha sido fácil”, declaró Rojas.

No obstante, también agregó que a pesar de ser directrices que vienen directamente del Papa Francisco, no en todas partes se cumplen.

(VIDEO) Inés Sánchez celebra 61 años de haber llegado a Costa Rica: “No tenía visa para ningún lugar”

Por su lado, Anthony Venegas sostiene que antes de emitir una disculpa, los altos mandos de la iglesia deberían reconocer que por muchos años encubrieron públicamente a los curas que cometieron abuso sexual.

“Durante todo este tiempo me he sentido como luchando contra Goliat. Contra los altos mandos de la iglesia que siguen utilizando el poder que tienen y no la buena fe que profesan para librarse de la responsabilidad que tienen que asumir”, sentenció Venegas.

De la misma forma, recomendó a otras víctimas que no acudan a la iglesia para denunciar casos de abuso sexual, sino que se dirijan directamente a las autoridades. Venegas sostiene que la iglesia no gestiona de forma adecuada.

Asimismo, les recomendó que no crean en “estas falsas disculpas”, ya que no hacen nada para reparar el daño ocasionado en las víctimas.

“Un mensaje para las víctimas. Siempre se debe buscar sanación, justicia, ayuda psicológica. No acepten lidiar con consecuencias de abusos sexuales porque no les pertenecen. Las consecuencias las tienen que pagar los agresores, las personas que lo permiten y quienes los encubren”, expresó Venegas.

Related Posts

Leave a Comment

@2022 – Todos los Derechos Reservados. Diseñado y Desarrollado por Wolksoftware