Elegir Radio
Radio
Radio Columbia Costa Rica

Portada » “Mientras la corrupción va en ascensor, las autoridades suben penosamente por las gradas”, la metáfora del Fiscal General que cumple un año como interino

“Mientras la corrupción va en ascensor, las autoridades suben penosamente por las gradas”, la metáfora del Fiscal General que cumple un año como interino

by Alejandro Arley

Esta fue una de las expresiones más fuertes que Warner Molina Ruiz dirigió a los magistrados en el extenso período que lleva su interinato como jerarca del Ministerio Público. Asumió el puesto el 29 de junio del 2021 tras la polémica salida de Emilia Navas Aparicio.

En un informe de labores en marzo pasado, Molina se refirió a cinco fenómenos delictivos que causan un fuerte impacto en el país y a los cuales les presta especial atención como jerarca de la Fiscalía. Se trata de la corrupción pública, narcotráfico y crimen organizado, la ciberdelincuencia, el lavado de dinero y los delitos que se cometen en perjuicio de personas en estado de vulnerabilidad como los niños.

En cuanto los casos de corrupción, afirmó que se mezclan intereses públicos e intereses privados y se involucran “actores de gran poder de incidencia”.

Esto hace necesario que la Fiscalía, la Policía y los órganos de control deban enfocarse en perseguir “comportamientos delictivos cada vez con mayores niveles de organización y con considerables recursos de los que carecen las autoridades”.

“Vale mencionar aquella metáfora que mientras la corrupción va en ascensor, las autoridades suben penosamente por las gradas”, dijo en esa oportunidad.

Recuento

A continuación, repasamos otros hechos y declaraciones que marcaron el paso de Molina durante su interinato:

El 29 de junio del 2021, en medio de una controversia, Emilia Navas se acogió a su jubilación. En esa fecha, el funcionario asumió como jerarca interino del Ministerio Público.

Foto: Captura de video.

Navas dejó el Poder Judicial en medio de cuestionamientos porque se inhibió de conocer el llamado caso Cochinilla debido a que su esposo es uno de los abogados de empresas y personas investigadas en el expediente.

En entrevista con las emisoras de la UCR, la exfiscala comentó que esa situación fue aprovechada para empañar su gestión, presionarla y casi forzar su salida.

Mientras tanto, Molina asumió el puesto de golpe y con el reto de evitar que la Fiscalía se paralizara, según relató a los magistrados cuando cumplió nueve meses de labores.

“Se comprenderá lo que significa la responsabilidad de asumir el cargo de Fiscal General sin previo aviso, como me correspondió hacerlo a finales de junio del año pasado. Uno de los objetivos principales a cumplir en aquel momento, cuando asumí el puesto, era mantener en marcha y en pleno funcionamiento la institución, evitar a toda costa la parálisis, lo cual habría significado un caos para todo el sistema penal”, comentó.

“Los datos estadísticos muestran hasta qué punto logramos, como equipo de trabajo, cumplir el objetivo incluso superando las expectativas a pesar de la crisis y las circunstancias del momento”, añadió.

El fiscal aseguró que tuvo que tomar las riendas de la Fiscalía a ciegas y que encontró problemas de ambiente laboral que se abocó a resolver.

“Yo asumo sin tener un informe de labores previo, así que asumo la Fiscalía General completamente a ciegas. Lo que me encuentro, por ser parte también de la institución, es un ambiente laboral interno un poquito convulso. En este tiempo, algunas personas se me han acercado, algunos compañeros y compañeras del personal fiscal… me han venido a exponer diferentes situaciones en las cuales ese personal, por una razón u otra, se sentía perseguido, de alguna manera lesionado”, indicó.  

Aspiraciones

Warner Molina actualmente es uno de los 11 candidatos para tener el puesto de Fiscal General en propiedad. Durante su entrevista ante la Comisión de Nombramientos, en enero pasado, la magistrada Patricia Solano le cuestionó que, al igual que Emilia Navas, tuvo que inhibirse de conocer el caso Cochinilla.

Le preguntó si no es una debilidad que el Fiscal General no pueda intervenir del caso más sonado de los últimos años por posibles hechos de corrupción.  

Molina respondió que fue la primera vez que tuvo que inhibirse por un vínculo familiar, en este caso, por una cuñada que es investigada en el caso Cochinilla.

“Hay situaciones como estas que se presentan con familiares, al menos en este caso, que no son de mi control, como no lo son del control de ninguna persona que tenga el mismo escenario. Lo que sí puedo controlar como funcionario, por mi ética y porque la ley así me lo exige, es estar inhibido del caso, lo que implica no conocerlo, no intervenir, no tomar decisiones al respecto para garantizar la más absoluta transparencia en el trámite del mismo”, respondió.

A lo largo de su gestión Molina ha resaltado el proceder de la Fiscalía en casos de alto perfil como el llamado Fénix, que dejó el decomiso de varios miles de millones de colones presuntamente obtenidas por lavado de dinero.

Por otra parte, a un año de su salida del puesto, Noticias Columbia solicitó una entrevista a la exfiscala general Emilia Navas, pero, aunque atendió la llamada, dijo que prefiere no hacer comentarios al respecto.  

Related Posts

Leave a Comment

@2022 – Todos los Derechos Reservados. Diseñado y Desarrollado por Wolksoftware