África rebasa los 1,2 millones de casos de COVID-19 con más de 28.000 muertes

Nairobi, 26 ago (EFE).- África rebasó hoy la barrera de los 1,2 millones de casos de COVID-19 con algo más de 28.000 muertes, mientras el epicentro continental de la pandemia se sitúa aún en Sudáfrica, país con más de la mitad de los contagios en la región.

Hasta las 08:45 GMT de este miércoles, África registraba 1.203.105 de contagios, de los que 28.291 acabaron en fallecimientos y 929.457 son ya pacientes curados, según los datos recopilados por Efe a partir de la información de los gobiernos, la Unión Africana (UA), la ONU y la Universidad Johns Hopkins (EEUU).

La pandemia parece haberse ralentizado en las últimas semanas, aunque el continente sólo ha efectuado poco más de 10,2 millones de test (de los cuales un tercio se han hecho en Sudáfrica) para una población total de unos 1.300 millones de habitantes.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de África (África CDC), organismo dependiente de la UA, casi el 80 % de los test realizados en la región corresponden a Sudáfrica, Egipto, Nigeria, Ghana, Marruecos, Kenia, Etiopía, Ruanda, Uganda y Mauricio.

De acuerdo con el director de África CDC, John Nkengasong , se ha producido un "ligero descenso” en las tasas de infección en el continente.

"ALGUNOS SIGNOS DE ESPERANZA"

Esa caída ofrece "algunos signos de esperanza de que estamos empezando a doblar la curva lentamente", dijo hace poco Nkengasong, quien, no obstante, instó al continente a evitar la "fatiga en la prevención" porque es un "virus delicado" que puede reaparecer con mucha rapidez, como se ve ha visto en otras partes del mundo.

Sudáfrica, que acumula 613.017 contagiados y 13.308 muertes, es de lejos el país africano más azotado por la pandemia -y el quinto con más infecciones del mundo-, seguido por Egipto (97.619 casos, 5.298 muertos), Marruecos (54.528 casos, 955 muertos) y Nigeria (52.800 casos, 1.007 muertos).

La directora para África de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Matshidiso Moeti, destacó este jueves que "las acciones concertadas de los países, con el apoyo de la OMS y otros socios, han evitado la catástrofe vaticinada en las primeras proyecciones de cómo este virus afectaría a la región africana".

De hecho, la tasa de letalidad del coronavirus en el continente (2,3 %, según África CDC) es bastante inferior a la media mundial, cercana al 4 %.

"Ahora que los países abren sus economías (tras levantar medidas de confinamiento), se requiere una mayor vigilancia", advirtió ayer Moeti en una reunión virtual de ministros de Sanidad africanos.

En todo el mundo, la COVID-19 ha provocado unos 23,9 millones de contagios y algo más de 819.000 fallecimientos, según el último recuento de la Universidad Johns Hopkins.