Elegir Radio
Radio
Radio Columbia Costa Rica

Portada » Dejó su trabajo para criar a Kenneth Tencio: “No podía resistir irme y dejarlos con nadie”

Dejó su trabajo para criar a Kenneth Tencio: “No podía resistir irme y dejarlos con nadie”

by Tony Arias

Madre de cuatro hijos, recuerda cuando Tencio llegaba ‘raspado’ a la casa tras caerse en su bici. Sin embargo, nunca lo frenó, a  pesar de que otros padres le prohibieron entrenar a sus hijos. Hoy, celebra los sueños de Pollis como propios.

Dunia Esquivel, se convirtió en mamá a los 23 años y a los 26 tuvo su segundo hijo: Kenneth Tencio Esquivel, luego tendría otro niño y una niña.

Cuando el hermano mayor de “Pollis” nació, ella trabajaba en una fábrica textil y decidió dejar su empleo para dedicarse a sus hijos.

“Cuando tuve al mayor trabajaba en una fábrica, ya después salí porque quería dedicarme a ellos, entonces cuando tuve a Kenneth ya estaba en la casa, ya no trabajaba”.

El papa de Tencio fue el encargado de seguir trabajando, mientras la mamá mezclaba sus labores como ama de casa, con el cuido de los dos niños.

“Solo trabajaba mi esposo, porque a mí me gustaba estar con ellos en todo momento, no podía resistir irme y dejarlos con nadie”.

Confiesa que Kenneth, al igual que sus hermanos y su hermana, fueron bien portados y tenían buenas notas en la escuela y colegio.

“Yo digo que Kenneth era un poquito más inquieto porque ya traía eso de que le gusta brincar y participar, entonces él era un poco más inquieto, pero muy bien portados los cuatro”.

“En las notas siempre le ponían frases bonitas de buen comportamiento”

También recuerda que Kenneth mezclaba sus estudios con un trabajo de medio tiempo para poder financiarse las piezas que requería para su bicicleta.

“Después entró al colegio e igual, a pesar de que tenía que entrenar en las noches y trabajaba los fines de semana, le fue muy bien, nunca tuve quejas de nada, sacó buenas notas”.

“Kenneth trabajaba estando en el colegio porque la bicicleta usa piezas caras, entonces no nos alcanzaba, como solo mi esposo trabajaba, no podíamos comprarle una bicicleta cara, entonces a partir de octavo el empezó a trabajar en el mercado, en un puesto donde venden quesos y cosas así, para poder comprar las piezas de la bici que él quería armarse”.

Fue dos años antes, en sexto grado cuando empezó a interesarse por el BMX Freestyle que luego lo llevaría a convertirse en el cuarto lugar de los Juegos Olímpicos Tokio 2020.

“Ya cuando estaba mas grandecito, en sétimo, él empezó a ir a entrenar mucho al Polideportivo (de Cartago) y llegaba muy raspado, los codos, las rodillas”

“De hecho él iba con un primito y al primo no lo dejaron ir más porque llegaba raspado, pero nosotros a Kenneth sí lo dejamos ir porque si a él le gustaba y era un deporte no teníamos porque quitárselo”.

Ahora, orgullosa, Dunia recuerde la emoción que sintió hace un año, cuando vio a su hijo triunfar en unos Juegos Olímpicos.

“Uf no tienen idea, es algo inexplicable, cuesta decirlo porque ver a Kenneth ir a unas Olimpiadas, desde que se estaba preparando, desde que le dijeron que podía ir, nosotros soñábamos con ese día y fue algo muy emocionante”.

“Más por como lo hemos visto luchar a él, con las uñas y los dientes, para poder conseguir sus cosas, entonces fue como un regalo muy grande para él y para nosotros una emoción”.

Related Posts

Leave a Comment

@2022 – Todos los Derechos Reservados. Diseñado y Desarrollado por Wolksoftware